Victoria

victoria

Lees sobre personas aventureras que recorren el mundo y de repente te encuentras tomando café con una de ellas. Victoria ha estado en los Emiratos, Australia, Estados Unidos y en Texas (no es exactamente lo mismo según a quien preguntes) sin contar por supuesto su Rusia natal. Es licenciada en ciencia politicas y ahora anda por Madrid con estudios de postgrado.Mientras tanto es modelo con portadas entre otras en la edicion rusa de “Woman´s health” ( vica_clubnika en Instagram)
Lo dicho, una vida bastante aventurera.
A la hora de retratarla me pareció más importante captar el gesto y el ambiente que el detalle.
Quizá por eso el mejor retrato de la sesión fue tomado con un objetivo Lensbaby que le da a la imagen un ambiente onírico que a mí me gusta. La idea era acercarse a la estetica de los pictorialistas como el gran Edward Steichen .

Y si se me permite presumir al respetable tambien pareace gustarle la foto. Ha pasado de los trescientos me gusta en mi pagina de Facebook.

Objetos Perdidos

IMG_2241_DxOFP

Ayer viernes tuve ocasión de asistir a un concierto de un grupo de amigos, Objetos Perdidos.
Es una banda con una misión de Dios que cumplir o lo que es lo mismo un grupo cañero, canalla y bastante noctambulo. Blues, rock, salsa y lo que sea para animar el cuerpo.
En estas circunstancias he encontrado bastante útil una técnica que he visto recomendada para fotógrafos de bodas pero no para fotografía musical.

IMG_2032_DxOFP
Subir la ISO.
Subir la ISO te permite aumentar al máximo la velocidad lo que garantiza la nitidez en las capturas. Lo que es más te permite aumentar los disparos por segundo lo que puede resultar muy útil para capturar los detalles, el gesto.
En el lado negativo, evidentemente el ruido se dispara, pero en este tipo de fotos la conversión a blanco y negro es especialmente eficaz. Con el filtro adecuado el ruido puede transformarse en grano. Al fin y al cabo en nuestro imaginario tenemos innumerables fotos en blanco y negro de grupos tocando.
Las fotos que acompañan ha sido convertidas a simulación de Tri-X con ayuda del programa DxO .
Y una última cosa, lo de la misión de Dios es un guiño a la película “Blues Brothers”

IMG_2108_DxOFP

Promoción: ebooks gratuitos durante tiempo limitado.

Desde mañana lunes y hasta el viernes que viene, mis dos ebooks podrán descargarse de forma gratuita en amazon.es

El primero de ellos es de carácter didáctico y practico. Es una guía de como corregir los problemas más comunes en las fotos que tomamos todos los días utilizando el programa gratuito de reconocido prestigio GIMP. O en términos más prácticos a corregir una foto demasiado oscura, torcida, difuminar el fondo…

Se titula “En solo un momento” porque después de leerlo es lo que se suele tardar en arreglar estos problemas. Está orientado a personas que no saben nada de la materia y lo voy explicando todo paso a paso.

El segundo se titula “Postales de Oporto” y es una reflexión sobre el espíritu de la ciudad portuguesa acompañado de las mejores fotografías que he tomado en mis visitas a la ciudad. Oporto es mucho más que un vino pero para saber más os invito a adentraros en las páginas de mi librito.

Teniendo en cuenta que ambos contienen numerosas fotografías a color, la mejor manera de leerlos es disponer de la aplicación gratuita Kindle en vuestro móvil o Tablet (aunque sin duda mejor en lo segundo).

Espero que os gusten.

Narciso, Pigmalión y el Photoshop: la estéril búsqueda de la belleza perfecta.

Narciso(“Narciso” de Sorares Dos Reis)

En la antigua Grecia se contaba la historia de Pigmalión, rey de Chipre, que incapaz de encontrar la mujer perfecta se enamoró de una estatua que el mismo había creado. La intervención de Afrodita hace que la estatua se convierta en mujer de carne y hueso y de esa manera Pigmalión alcanza la felicidad. La lección del mito es bastante evidente: no se ama a la belleza perfecta, simplemente se la admira.

Sin embargo hoy en día parecemos empeñados en recorrer el camino contrario erigiendo un ideal de belleza femenina completamente inhumano gracias a los retoques de ordenador. En el mito moderno no es una estatua la que se convierte en mujer, son mujeres de carne y hueso  ( o al menos su imagen) a las que intentamos convertir en estatuas.

En la imaginación popular el retoque fotográfico y Photoshop parecen haberse unido ineludiblemente aunque existen otras muchas alternativas al programa de Adobe. Lo utilizamos aquí como termino genérico.

Por eso es conveniente tener un criterio claro al respecto. El mejor expresado es el de Scott Kelby que defiende que en el retoque fotográfico se pueden y se deben eliminar las imperfecciones a las que no prestaríamos atención si estuviésemos hablando con la persona retratada. Nadie, en sus cabales, se dedica a mirar fijamente las venas rojas de los ojos de su interlocutor. Por poner un ejemplo más concreto, Kelby defiende que las arrugas se atenúan pero no se borran del todo.

Lo contrario, conseguir esa quimerica perfeccion,  como la temible piel de muñeca cuando hemos borrado el menor ratro de poros , nos conduce a una perfección tan admirable como estéril. Y esa quimerica perfeccion nos recuerda a otro mito clásico como es el de Narciso. Quien muere ahogado intentando abrazar su perfecto reflejo en las aguas.

La modesta belleza de lo efímero.

IMG_1552

Vivimos rodeados de pequeños detalles cotidianos que corren serio riesgo de desvanecerse en el torrente de sensaciones que suele ser nuestra rutina.

Son detalles discretos que requerirían un ritmo mucho más pausado que el común para poder ser apreciados.

Son detalles fugaces. Los sutiles juegos de la luz y la sombra suelden deshacerse ante nuestras miradas. Y no esperes volver a encontrar al día siguiente las diminutas flores que pueblan las grietas del arcén.

Son detalles tan incompletos como lo somos la mayoría de los seres humanos y por eso pueden ser un antídoto al hartazgo de grandes hombres, grandes gestos y grandes momentos que asaltan nuestras conciencias al cabo del día.

Así que detengamos unos instantes nuestra marcha y celebremos la belleza, discreta y fugaz, de lo efímero.

Luces y espejos: la fotografía como truco de magia.

Una cosa que no entiendo es todo el dogmatismo con el que uno se encuentra a veces sobre que la fotografía deber ser pura. Una representación de la realidad lo más fiel y que a ser posible debe conseguirse dentro de la propia cámara sin la menor manipulación posible. Todo lo demás es algo digamos inferior.

En mi modesta opinión el dogmatismo en el arte es una plaga que pretende extrapolar lo que es válido para un artista en general a todos los demás.

Si eres un fotógrafo callejero o un fotorreportero esto es sin duda cierto y la fotografía tomada es un registro del momento.

Pero de la misma manera a la que nadie se le ocurre decir que toda literatura debe ser didáctica, todos los zapatos cómodos o toda comida nutritiva, no creo que se pueda discutir que la fotografía puede ser un registro del momento o muchas otras cosas.

Y creo que es principalmente el registro de un punto de vista. Por suerte no todos nos fijamos en la misma cosa y seguramente fijándonos en las mismas cosas no las vemos de la misma manera. Esa es la riqueza del arte.

En el momento en que te fijas en el trabajo de los grandes te das cuenta de que es su manera especial de mirar lo que les hace únicos. El ambiente onírico de la imágenes de Sara Moon, el sentido del humor de Helmut Newton o la compasión de las imágenes de Steve McCurry ( por citar tres favoritos al azar) son mucho más definitorios de su trabajo que cualquier consideración técnica. Y desde luego mucho más que la cámara empleada. Steve McCurry trabaja con un solo objetivo (al igual que en su día Cartier-Bresson) y Helmut Newton con cámaras de gama baja.

En realidad, empezamos a deformar la realidad desde el momento en que encuadramos una cosa y no otra y seguimos haciéndolo desde el momento en que elegimos una luz y no otra.

Por eso lo que vemos no es la realidad sino una visión de la realidad. Lo maravilloso es que algunos momentos nos hace estar ahí y compartir lo que la persona que tomo la foto vio . Así que por eso es un truco. Un truco de magia que se hace con luces y espejos.

El club de los farsantes

En los últimos tiempos he tenido ocasión de escuchar de personas – algunas de las cuales cuyo talento admiro y gozan de reconocimiento público – que los verdaderos fotógrafos son otros. Los escritores son otros. Los músicos son otros… Y por favor nótese que empleo el plural como neutro. Esto afecta, en la medida de mi experiencia, a hombres y mujeres por igual.
Las causas de este fenómeno son complejas pero me atreveré a hacer alguna extrapolación. El primer motivo es que todos tenemos héroes/heroínas y cuando comparamos nuestros propios resultados con los de esas personas pensamos que lo nuestro queda muy lejos, muy atrás. Eso puede llevarnos a dos posturas para mi igualmente perniciosas: a la excesiva timidez y autocritica o una no menos excesiva autocomplacencia y arrogancia. Por regla general a las personas del segundo tipo les suele ir mejor a corto plazo a la hora de darse a conocer. Pero también es cierto que tienden a aparecer y desaparecer. Y de todos modos no se trata del brillo de las bambalinas sino de la satisfacción del trabajo bien hecho.
Por otro lado, a la mayoría de nosotr@s nos atrapa una forma creativa en un momento en que nos sentimos brillantes y pensamos que tenemos algo que aportar. Algo tan bueno que queremos compartirlo con el mundo. E inevitablemente a ese momento de euforia le sigue un momento de decaimiento en que nos preguntamos como pudimos pensar lo anterior.
Nuevamente la sabiduría se encuentra en el término medio y en saber valorar de forma objetiva lo que hacemos. Lo más probable es que no sea ni tan maravilloso ni tan terrible. Es por eso que hay una tendencia a socializarlo para validarlo.
Pero por mucho o poco reconocimiento que recibas siempre quedan las dudas. Como escribió T.S.Elliotentre la esencia y la existencia cae la sombra”.
Así que si eres una persona creativa bienvenido al club. Todos hemos pasado por ahí y hemos aprendido que lo mejor que podemos hacer es continuar con lo tuyo porque, es verdad, nadie es fotógrafo, ni pintor, ni musico, ni escritor. Solo hay personas que hacen fotos (o melodías o narraciones o poemas…) lo mejor que pueden y eso es todo lo que los demás pueden esperar. Eso es todo lo que puedes hacer.